Tratamiento periodístico sobre violencia de género

Breves reflexiones

La pregunta de una periodista a una cantante que sufrió violencia de género roza el límite de aquello que separa la búsqueda de información y la justificación o minimización del hecho en sí. Ella indaga sobre los niveles de la violencia física, tal vez con la intención de pedirle algún tipo de indicios que ayude a los/as televidentes a reconocer determinadas situaciones violentas. Cuidado, que los niveles de violencia no se conviertan en niveles de tolerancia. Que preguntar no signifique acusar, que indagar no sea culpabilizar.

El videograph con el que subieron la nota a la web poco colaboró: “Estas personas no tienen cura”. Sí, es una cita textual extraída del testimonio de la cantante pero es incorrecto asociar a un agresor con un enfermo y por lo tanto a su violencia con una enfermedad y es tarea del periodismo- o debería serlo- resaltar este tipo de diferencias, que no son menores.

Los videograph originales tampoco sumaban. Uno decía: “La desgarradora historia de…”; otro: “Cuando le hice la denuncia todo se volvió peor”.

La adjetivación en el primer caso no aporta ninguna clarificación, no permite entender más o menos la cuestión, no previene, no tiene mayor sentido que el sensacionalismo. En el segundo caso, pensar que quien del otro lado está leyendo eso quizá cree que si se volvió todo tan malo en aquel caso, entonces será mejor evitar la denuncia. La recepción puede ser múltiple pero los/as periodistas, los medios de comunicación en general, deben tener especial cuidado en la forma en que se trabaja con este tipo de noticias.

Cinta contra la violencia machistaEl tratamiento más adecuado debería hacer hincapié en el carácter social de la violencia, en el marco patriarcal en el que tiene lugar. El testimonio de quien ha decidido contar una situación de violencia de género debe ser cuidado, se la debe preservar en todo momento. Pero además es necesario reflexionar sobre el tema, saber en qué estado de situación nos encontramos a nivel local, nacional, mundial y en ese sentido es importante invitar a personas que trabajan y/o investigan a diario sobre estas cuestiones y que pueden aportar otra mirada, ampliar el fenómeno y sacarlo definitivamente del ámbito personal, correrlo del “caso”.

Los decálogos quizá aparecen ante una tarea periodística creativa como limitantes, restrictivos, constrictivos pero no está demás tomarlos como sugerencias, pensar desde ahí la creatividad y la originalidad de las noticias y hacerse cargo de la responsabilidad que implica la labor de las/os periodistas.

Decálogo para el tratamiento periodístico de la violencia contra la mujer elaborado por la Red Par.

 

Por contención, información y asesoramiento para la prevención de la violencia de género comunicate al 144.

Advertisements

About Andrea Gutierrez

Pienso, reflexiono, escribo- me indigno, también- con perspectiva de género. Creo profundamente que lo personal es político.
This entry was posted in Feminismo, Género, hegemonía, mujer, patriarcado, Periodismo, violencia contra las mujeres, violencia de género. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s